Skip to content

Despojémonos del Pecado que Nos Asedia

Cuando nos hemos acercado a Dios nos acostumbramos a su cuidado, a lo eterno, a lo espiritual, a lo santo…  Por ello, cuando nos creemos autosuficientes, estamos expuestos a irnos de picada a lo pecaminoso, a envolvernos sutilmente con las artimañas del error, vamos perdiendo la paz, el enfoque, la estructura armada; las fuerzas,  la disciplina, la claridad mental y espiritual.
Que mejor momento de volver a los pies de Dios con genuino arrepentimiento antes de que sea tarde y reconociendo que le hemos dejado de lado, que ya no oramos como antes, que ya no leemos La Palabra, que ya no nos sujetamos a las autoridades que El ha dispuesto en nuestras vidas, que buscando la propia satisfacción muchas veces nos perdemos de la verdadera y completa felicidad.
  Si es cierto, vive, rie, gózate con las bendiciones que Dios te ha dado y como diría David en los Salmos: Alma mía nunca dejes de alabar a Dios y no te olvides de ninguno de sus beneficios (Parafraseado)… Pero despojémonos del pecado que nos asedia, para que la mente vuelva a ser clara, para que llamemos a lo que es malo, malo y a lo bueno, bueno, a lo santo santo y a lo profano profano, para que podamos ir con confianza al trono de la gracia, para que la mente no sea más cauterizada por el pecado al que hayamos dado cabida y nuestros corazones no se endurezcan más.
Busca el rostro de Dios, busca su presencia, clama a El, pide su ayuda, su socorro, derrámate delante de El y reconoce que aunque creas que la burla a lo santo te hace fuerte, El mismo Dios te mostrará una y otra vez que: «Cuando haces lo malo, no solo te haces mal a ti mism@ sino a todos los que te rodean».  Sería bueno decir: El pecado nunca debería ser considerado…
te debilita almática, espiritual y fisicamente y abre las puertas al mal… No seas esclav@ del pecado, dile NO al pecado y SI a Cristo! En Cristo hay libertad!
«Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no
adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor.» 1 Pedro 2: 1-3.
«Queremos tomar atajos. Queremos la manera más rápida, menos costosa y menos dolorosa posible para llegar al lugar de preeminencia, para la exaltación, para obtener grandeza. No queremos tomar el camino de la humildad, el camino de la mansedumbre, el camino de la obediencia.
.
Pero aquello que es muy valioso para el mundo no significa nada para Dios, y aquello que es despreciado por el mundo es atesorado por Dios. ¿Que significa servir a otros? Significa estar mas preocupado por llenar las necesidades de los demás que llenar las nuestras.
Significa estar orientado hacia los demás y no enfocados en nosotros
mismos.» ~Nancy Leigh de Moss.
Dios disciplina a sus hijos
 
«1 Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.
2 Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y *perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la *derecha del trono de Dios.
3 Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.» Hebreos 12:1-3.
El perdón de nuestros pecados solo está en Cristo…
 
«1 Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas,2 en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.
3 El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es, y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la *derecha de la Majestad en las alturas.4 Así llegó a ser superior a los ángeles en la misma medida en que el nombre que ha heredado supera en excelencia al de ellos.» Hebreos
1:1-4
Eclesiastés 12:13-14 (NVI)
«13 El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre.14 Pues Dios juzgará toda obra, buena o mala, aun la realizada en secreto.»
El mandamiento más importante»
—El más importante es: «Oye, Israel. El Señor nuestro Dios es el único
Señor —contestó Jesús—.30 Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.» 31 El segundo es:
«Ama a tu prójimo como a ti mismo.» No hay otro mandamiento más importante que éstos.» Marcos 12:29-31
«9 Porque los mandamientos que dicen: «No cometas adulterio», «No mates», «No robes», «No codicies»,[a] y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.»» Romanos 12:29-31

“Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan.” Salmos 86:5 NVI


fuente: http://predicandolapalabradedios.blogspot.com/2012/01/despojemonos-del-pecado-que-nos-asedia.html