Skip to content

DIOS NUESTRO ALFARERO

Son muchas las ocasiones en que cambiamos nuestra vida de fe por una vida de lamentos. Es importante saber amados, que muchos de los procesos que afrontamos, no son más que fases que Dios permite para ir creando en nosotros esa VASIJA que él como nuestro alfarero quiere que seamos dentro de la amplia colección que él posee. Entendamos que ya no nos dirigimos según nuestra voluntad sino la de él, y que el fin o el avance de la creación de esa preciosa obra depende de nuestra disposición. Somos nosotros quienes ocasionamos que en medio de la confección puede ocurrir un desperfecto que obligue al alfarero a iniciar de nuevo.
Afirmemos cada día nuestros pasos en los caminos del señor y vivamos con la plena confianza que el será nuestra ayuda en todo momento. Después del proceso se disfrutan las bendiciones, seamos agradecidos en todo momento. Espero en pocas lineas haber sido de ayuda para ti, Dios nos bendiga y sigamos adelante.